La costa Belga

Alli no nos encontramos los bonitos canales de Gante o Brujas, ni los señoriales edificios de Bruselas o Amberes. Allí nos encontramos con pequeñas localidades costeras con mucho encanto, de esas que aumentan comprensiblemente su población cuando llegan las buenas temperaturas.

Sólo 68 kilómetros de costas, las cuales pueden recorrerse con un tranvía que recorre toda la costa, convirtiéndose con esos 68 kilómetros en el tranvía más largo del mundo.

El Kusttram (nombre por el que se le conoce) recorre los 68 kilómetros de costa belga desde la localidad de De Panne, muy cerca de la frontera francesa, hasta Knokke, situado casi en Holanda. El trayecto cuenta con 70 paradas, y realizarlo entero cuesta algo más de dos horas.

El precio del tranvía es de 5 euros por un billete de un dia, el cual te permite subir y bajar cuantas veces quieras.

A Oostende llegamos en tren desde Bruselas. Es una ciudad con cierto nombre, aunque no es de las más visitadas del país.          http://www.enelmundoperdido.com/2010/10/oostende-dia-de-playa-y-frio/

De Haan es una pequeña localidad muy bonita. Personalmente me encantó. Pequeña y con casitas sacadas de cuento.             http://www.enelmundoperdido.com/2010/08/de-haan/

Blankenberge, uno de los destinos más populares de la costa belga. Aquí es donde veranean la mayoría de belgas.   http://www.enelmundoperdido.com/2010/11/blankenbergen-el-benidorm-belga/

Knokke, una de las localidades más cool de Bélgica. Una combinación de playa y tiendas de lujo especialmente preparado para gente con dinero. Destacan su gran colección de tiendas de lujo y su famoso casino.